viernes, 17 de diciembre de 2010

PERSONAJES


MONSEÑOR PONCE DE LEÓN

Carlos Horacio Ponce de León, nacido en Navarro el 17 de marzo 1914,fue ordenado sacerdote el 17 de diciembre de 1938, cumplió en la Capital Federal una intensa actividad parroquial como teniente cura primero y luego como titular de San Juan Bautista, San Pedro y San Juan Bautista Vianney, culminando su gestión apostólica en Ntra. Señora del Carmen de la que se hizo cargo en 1951. En esa extensa jurisdicción fundó cuatro parroquias. Organizó la primera misión zonal del distrito Nº 1 de la Arquidiócesis (1959) y presidió el Colegio de Párrocos de la Sede Primada. El 15 de junio de 1962 el Papa Juan XXIII lo elevó a la dignidad episcopal como titular de Rodosto y auxiliar de la Arquidiócesis de Salta, nombramiento que encontró desempeñándose como Párroco de la Basílica de Santa Rosa en la Capital Federal. Al producirse el fallecimiento de S.E.R. Mons. Tavella, fue nombrado Vicario Capitular (de Salta) el 28 de mayo de 1963, cargo que retuvo hasta la toma de posesión del nuevo Arzobispo .
La designación como obispo diocesano de San Nicolás lo encontró plenamente avocado a obras asistenciales encomendadas por el Sr. Arzobispo en comisión post – conciliar. El Mons. Ponce de León, 3º Obispo de nuestra diócesis, toma posesión de la misma el 18 de junio de 1966, condensó en su escudo un lema en el cual marcaba su estilo de vida: “No he venido para ser servido, sino para servir”. Organiza la preparación doctrinal más esmeradas (cursillos especiales para el bautismo y el matrimonio, dos años de iniciación cristiana antes de la primera comunión y uno más para la Confirmación). Funda Caritas Diocesana y la Escuela Diocesana de Servicio Social, preparando asistentes sociales, entre otras cosas. Su actuación pastoral fue intensa, dejando una marca imborrable entre los nicoleños Espíritu samaritano, fiel servidor, cumplió con el lema de su escudo. Tuvo el cariño de gran parte de la feligresía, y la estima y el cariño de casi todos los sacerdotes. No podemos, ni queremos afirmar que hubo divisiones, pero el dolor que produjo su agonía, pareció superar todos los matices de opinión y de cariño.
Su desaparición el lunes 11 de julio de 1977 ocurrió en forma dudosa, tras colisionar el auto en el que circulaba contra una camioneta, además de venir siendo amenazado en sus últimos días, debido a su no acuerdo con el régimen militar, gobernante en esa época, dejó un gran vacío, y el dolor producido trascendió los límites de su Diócesis y aún el de sus seguidores en Cristo pues quienes lo conocieron saben de sus prendas morales; su afabilidad de trato, su jerarquía intelectual y por sobre todo la alta vocación de servicio y espíritu de solidaridad social que puso de manifiesto en su permanencia entre nosotros.


FOTO Mons. Ponce de León Colocando la piedra fundamental de la Capilla San Roque, junto a Monseñor Fioroni – Dr. Garaguso.

1 comentario:

  1. Junto a Monseñor Fioroni, se halla el canciller del Obispado Monseñor Mancuso.

    ResponderEliminar